La UNGL, ARKKOSOFT y el INAMU se unieron este lunes para levantar la voz sobre la violencia contra las mujeres y las niñas en el contexto nacional.

Esta charla en la que participaron jóvenes de todas las edades, parte de la fuerza laboral costarricense, se reflexionó sobre alarmantes estadísticas.

De 2016 a 2018 se han presentado 78 femicidios en nuestro país, 65 eran amas de casa, 13 eran estudiantes. De ellas el 66% tenían dependencia económica con sus parejas.

Solo de 2018 a 2019 52 personas quedaron huérfanas, todas menores de edad.

Todas las entidades participantes afirmaron que es trabajando con la juventud y alertando a las nuevas generaciones, se propicia el cambio para que estas cifras se reviertan y lleguen a extinguirse

La charla contó con un ejercicio que se enfocó en el trabajo de las emociones masculinas a quienes se les debe enseñar la importancia de ser parte activa en la corresponsabilidad de la paternidad, de la familia, de pareja.

La experta del Instituto Nacional de la Mujer en Costa Rica indicó que romper con los estigmas generados desde niños y niñas, desde la selección de los juguetes que entregamos a nuestros menores en fechas especiales, es de suma importancia, ya que desde ahí se generan y desarrollan las capacidades y destrezas que a futuro se podrán potencializar.

Según las estadísticas, los agresores se encuentran en su mayoría dentro del núcleo familiar, uno de sus principales mecanismos es reproducirlo a través de las generaciones debido a la necesidad de no perder el poder.

Tanto Karen Porras, Directora de la Unión Nacional de Gobiernos Locales, UNGL, como la Directora General de ARKKOSOFT, Eva MakLouf, indicaron que esta clase de temas serán parte vital de la alianza estratégica que se ha desarrollado entre instituciones para contribuir de la mejor forma a la sociedad costarricense.